Horno básico barro refractario

HORNO
100 Artículos
  • Horno básico barro refractario
Horno básico barro refractario

Los hornos de leña hechos con barro refractario de Pereruela son piezas excepcionales.

El horno de barro refractario de Pereruela es un elemento singular y único en cuanto a calidad entre todos los hornos tradicionales de leña que usted pueda encontrar. Fabricamos una amplia gama de tamaños con el fin de adatarnos a sus necesidades, con independencia del tamaño del horno y del lote que usted elija, el estándar de calidad de este producto siempre es el mismo y viene avalado por la historia de nuestra alfarería.

Tamaño básico
175,00 €
Impuestos incluidos

CARACTERISTICAS:

El horno se calienta en media hora y se mantiene caliente durante.

24 horas. Después de hacer el típico asado puedes hacer un rico cocido en un puchero. A media tarde aprovecha el calor que tiene el horno para hacer algo de repostería. Y por la noche, cuando piensas que el horno ya está frío, deja dentro de él unos pimientos o unas manzanas y al día siguiente por la mañana las tendrás asadas.

Tenemos hornos de diferentes tamaños, desde 50 hasta 120 cm de diámetro. Para uso particular aconsejamos las medidas de 75, 85 y 90 cm de diámetro.
Los hay más pequeños y más grandes dependiendo de las necesidades del usuario.

Elaborado con barro refractario. Este barro típico de Pereruela hace que los productos  sean únicos por su resistencia al fuego, por la capacidad de mantener el calor y por el buen gusto y sabor que dan a los guisos y asados.

La calidad de los hornos de barro que elaboramos en nuestro taller AlfareríaLa Fábrica” está fundamentada en una serie de elementos que conjugados todos ellos dan como resultado un horno perfecto.

Los materiales refractarios empleados, arcilla y caolín son de la más alta calidad.

El proceso artesanal de elaboración se divide en tres fases diferentes:

La preparación de la masa de barro y la elaboración manual del horno.

  • En esta primera fase el horno tiene un color marrón oscuro porque para la preparación de barro se ha empleado agua. Es el agua la que hace que el barro se pueda modelar y la que le da el color oscuro.
  • La segunda fase es el secado. Cuando un horno se está secando, el agua se evapora y cambia de color el barro. El horno se queda de color blanco. Como solemos decir el horno está crudo.
  • La última fase del horno es la cocción. El horno se tiene que cocer en alta temperatura y el fuego obra el milagro.

Un horno bien cocido se distingue perfectamente por dos características esenciales, primero por su color, tiene que tener un tono rosado y segundo por su sonido, cuando damos unos golpecitos en el horno tiene que tener sonido a campana.

Alfarería “La Fábrica” le ofrece la más alta calidad en hornos de barro. Calidad garantizada por una larga trayectoria profesional porque creemos en nuestros productos y porque nuestros clientes a lo largo del tiempo nos dan la razón.

Alfarería “La Fábrica” le ofrece una atención personalizada, asesoramiento a la hora de comprar el horno y seguimiento del mismo a lo largo de su instalación. Cualquier duda que tenga puede consultarnos. Estaremos encantados de atenderle.